coronavirus black swan

¿Es el Coronavirus el Cisne Negro de 2020 para la Economía Global?

Nassim Nicholas Taleb, el autor de libros bestseller y profesor distinguido de Ingeniería de Riesgos y codirector del Centro de Investigación de Ingeniería de Riesgos en el Instituto Politécnico de la Universidad de Nueva York vuelve a estar en boca de todos. ¿Es el Coronavirus el Cisne Negro de 2020 para la economía global?

Nassim Taleb acuñó la expresión cisne negro, explicando que es una metáfora que describe cómo las personas lidian con eventos impredecibles. Este término se hizo muy popular con el lanzamiento de su novela «El cisne negro».

Como Taleb escribió, un cisne negro describe una ocurrencia extremadamente rara de un evento que tiene graves consecuencias. Aunque no se puede predecir de antemano, habría muchos que afirmarían que habría sido predecible después del hecho. Es la falacia que los «expertos» quieren demostrar, de que ellos podrían haberlo previsto pero en realidad no es así.

Cisnes Negros del pasado

Los eventos considerados como cisnes negros pueden causar un gran daño económico en cualquier momento. Como estos eventos no pueden predecirse, la única forma de prepararse para el evento disruptivo sería construir sistemas robustos por adelantado. Existe la falsa creencia de que las herramientas estandarizadas utilizadas para medir la probabilidad de falla podrían evitar un evento de cisne negro hasta el punto de que estas herramientas ofrecen una falsa sensación de seguridad.

Taleb argumentó que la razón por la cual los eventos de cisne negro son impredecibles es precisamente debido a su rareza. Es la razón por la cual las personas siempre deben asumir que existe una posibilidad real de que ocurra un evento de cisne negro, por lo que las empresas deben planificar en consecuencia. Por ello, Taleb escribió también como continuación a su obra su libro Antifrágil: Las cosas que se benefician del desorden. En Antifrágil, Nassim Taleb ofrece una guía práctica sobre cómo protegerse de los cisnes negros y cómo construir empresas y organizaciones robustas. Organizaciones que no sólo pueden resistir un cisne negro, sino que saben aprovechar las oportunidades creadas por ellos.

Un ejemplo reciente de un evento de cisne negro sería el colapso financiero del mercado inmobiliario estadounidense en 2008. Los efectos de este evento afectaron a la mayoría de los países y fueron catastróficos a escala mundial. En realidad, solo unas pocas personas atípicas notaron que se produciría un desastre financiero similar. Nadie lo supo prever.

2008 también fue el año en que Zimbabwe sufrió el peor caso de hiperinflación. Vio una tasa máxima de inflación del 79.6 mil millones por ciento. Este hecho de inflación es casi imposible de predecir y, por supuesto, podría arruinar financieramente a un país.

Una mirada más atrás muestra la burbuja de las puntocom en 2001 como un evento de cisne negro. Tuvo un resultado similar al de la crisis financiera de 2008, pero se redujo al sector tecnológico. Derribó muchos fondos de inversión después de sufrir valoraciones infladas sin una tracción del mercado que justificar.

Entendiendo los Cisnes Negros

Si bien sería natural asociar eventos de cisne negro con una connotación negativa, esto no se recomienda. Los eventos de cisne negro podrían verse como eventos positivos o negativos dependiendo de la perspectiva del individuo.

Por ejemplo, si el mercado de valores tiene un día desastroso, un inversor vería este día como un evento positivo para ejercer opciones cortas. Por otro lado, esto sería visto como un evento negativo para un inversionista que compró fuertemente en el mercado.

Por ello es tan importante de que las empresas y las personas se preparen para los futuros cisnes negros. Pueden ser una oportunidad, si se saben aprovechar.

¿Podría el Coronavirus considerarse un Cisne Negro?

El coronavirus ha sido un evento totalmente impredecible que ha afectado dramáticamente la economía global, la sociedad y la actividad diaria a corto plazo. Para cumplir con la definición pura de un evento de cisne negro, el coronavirus debe crear el caos a corto plazo y, debido a eso, provocar un cambio importante en las economías globales antes mencionadas.

En conclusión: todo parece indicar que sí, el coronavirus puede ser considerado como el cisne negro de 2020. Pero cuando lo miramos más detalladamente, hubo algunos estudios y expertos que predijeron una pandemia global de estas características hace ya años. Aunque ninguno sabía de la magnitud del impacto previsto en un período de tiempo tan corto. Por lo tanto, podemos concluir que ha sido totalmente inesperado y que las consecuencias graves a nivel mundial nadie podría haberlas previsto.

Pero, qué nos diría Nassim Taleb a la pregunta de si el Coronavirus es un Cisne Negro? Según el autor de la teoría, es un rotundo NO. Incluso en un ensayo posterior a su libro, que fue escrito en 2007, Nassim escribió:

A medida que viajemos más en este planeta, las epidemias serán más agudas: tendremos una población de gérmenes dominada por unos pocos números, y el asesino exitoso se extenderá de manera mucho más efectiva. Veo riesgos de que un virus agudo muy extraño se propague por todo el planeta.

Además, en entrevistas recientes, el propio Nassim Taleb ha catalogado al Coronavirus como un Cisne Blanco: un evento totalmente predecible, que intuíamos que iba a ocurrir algún dia. De hecho, el propio Nassim nos recuerda que algunos presidentes como George Bush ya avisaron del riesgo y tomaron algunas medidas de prevención al respecto. E incluso Bill Gates dio una popular charla TED en 2015, titulada «La Próxima Pandemia? No estamos listos«. Aquí el vídeo:

El Impacto Económico del Coronavirus (COVID-19)

Trabajando bajo el supuesto de que el brote viral puede alcanzar niveles pandémicos (40% -70% de la población mundial infectada), las economías enfrentan una sombría perspectiva a corto plazo. Cientos de miles de cancelaciones de vuelos significan pérdidas significativas para las industrias de viajes y ocio. Las conferencias canceladas y los principales eventos deportivos (o eventos jugados sin la asistencia de aficionados) son solo la punta de un iceberg en constante crecimiento a medida que pasa el tiempo.

Ahora mismo estamos en el punto de inflexión de los «efectos de evitación». El comportamiento de evitación generalmente se refiere a las personas que optan por quedarse más en casa, cancelar vuelos, reuniones, cenas, etc. A tal efecto, los viajes en transporte público en algunas áreas han disminuido hasta un 85% (debido en parte también al cierre de negocios). Las compras automáticas (de gran ticket) y en la tienda (de pequeño ticket) disminuyeron ya que las personas evitan los espacios públicos de reunión.

Si bien el impacto en las economías mundiales es cada vez más severo en todas las áreas afectadas, todavía se están produciendo resultados positivos. El cierre de China de su sector industrial en Wuhan, por ejemplo, resultó en el índice de calidad del aire más limpio en años. Siempre podemos buscar el lado positivo.

La simple verdad del mercado de valores es que no puede mantener un crecimiento continuo siempre. Habrá momentos en que el mercado necesitará una corrección de rumbo. La deflación de los mercados que ocurre durante una fuerte corrida económica en realidad puede reducir el impacto o la severidad a largo plazo de una recesión.

El cisne negro, en este escenario es que nunca había sucedido en el pasado, parece más cercano a un impacto a corto plazo (aunque significativo) en la economía en lugar de una recesión importante que se prolonga durante mucho tiempo. Al menos esto es lo que los expertos esperan.

Ya sea positivo o negativo, el coronavirus no es tanto una pandemia médica, sino que es una pandemia económica. Las cifras totales de infectados y de muertos pueden parecer alarmistas, pero la realidad es que no mata más que una simple gripe. La tasa de mortalidad es relativamente baja por ser un virus. Pero a nivel económico, la caída más reciente del mercado de valores fue la peor vista desde la crisis financiera de 2008.

Conferencista sobre el Coronavirus y el impacto del virus a escala global

Más que cualquier otra cosa, lo que se necesita como mitigación económica de la recesión es escuchar a aquellos que pueden prevenir la histeria masiva del mercado manteniendo los hechos bajo control contra los temores del mercado.

Si alguna vez hubo un momento más indicado para discutir eventos significativamente impactantes que nos están afectando a todos hoy, los cisnes negros, ese es sin duda Nassim Taleb . Estamos convencidos de que tenerle en su próxima conferencia dará a la audiencia la perspectiva global que quieren escuchar sobre qué es un cisne negro, cuál puede ser el impacto a nivel global, y cómo podemos prepararnos para que no nos afecte el siguiente.

Es el momento perfecto para contratar al aclamado autor bestseller, académico y creador de las reglas para la toma de decisiones sobre cómo vivir en un mundo que no entendemos, Nassim Taleb. Contáctenos para información sobre disponibilidad y tarifas.